Éxito, cómo alcanzarlo sin desesperarte en el intento

diana-dardo-éxito

Para hablar de éxito, es necesario saber que éxito y felicidad son sinónimos, es decir, este se alcanza cuando un individuo se encuentra satisfecho con una acción, situación o resultado. Al igual que la felicidad, el éxito es algo muy personal, cada persona tiene un umbral de satisfacción distinto que marcará cuánto le cueste a esta alcanzar un punto de realización plena.

El éxito se puede alcanzar de diferentes maneras y todas ellas son útiles, pues para cada individuo habrá una que le enfoque más o que le produzca una mayor satisfacción que otra. Pero hay cinco puntos importantes que te ayudarán a alcanzar el éxito, estos son:

  • Define lo que quieres

Es decir, que es lo que quieres lograr, hasta qué punto quieres llegar. Puedes aplicarlo a cualquier ámbito, un proyecto, un momento, una idea, … Hay que saber qué enfoque quieres que tenga y las consecuencias de ese estado que quieres alcanzar.

  • Elaborar un plan de acción

Es decir, hay que desglosar ese objetivo en pequeños puntos a alcanzar, de esta manera no perdemos el hilo ni nos volvemos locos al intentar abarcar algo de mayor envergadura de una vez. Si no hay una planificación y un orden cualquier cosa que realices será un fracaso.

  • Pasar a la acción

Una vez que ya tienes pensado hacia dónde quieres ir y cómo quieres alcanzar ese punto, hay que ponerse en marcha. Como dijo Francisco Alcaide “El secreto de avanzar, siempre es comenzar. Lánzate”.

Es normal que aparezca el miedo en estos momentos, por no lograr lo que te has propuesto, por no atreverte, … Hay que aprender a luchar contra ellos y saber dominarlos, pues pueden acabar frustrando todo lo que llevamos.

  • Enfocarte

Es necesario tener presente cuál es nuestro objetivo, ya que si empiezas a divagar es muy probable que te desvíes del camino marcado.

  • El compromiso con tus metas

Este es un punto muy importante dentro del proceso. No tienes que focalizar tu compromiso únicamente con tus metas sino enfocarlo también a uno mismo.

Alcanzar esos pequeños objetivos hace que aumente la autoestima y la confianza en el proceso.

  • Autodisciplina y voluntad

A través de rutinas desarrollas la autodisciplina. Es necesario que esta esté acompañada de voluntad, pues permite cumplir los objetivos y ser fiel a ellos. Sin voluntad resultaría imposible realizar cualquier punto anteriormente descrito. Quizás es el punto más difícil, pues implica controlar nuestra mente.

Alcanzar el éxito no es algo complicado, solo necesitas de una buena planificación y constancia. Con esas dos cosas no habrá quien te pare.

No lo dudes, ¡comparte y dinos que te ha parecido!